Succionadores de clítoris

Mostrando todos los resultados 16

¿Qué es un succionador de clítoris?

Para quienes no lo sepan todavía (y ya estáis tardando) el succionador de clítoris es un vibrador de nueva generación que, cuando apareció, revolucionó el sector de los juguetes eróticos.

Se trata de un vibrador que tiene como función estimular el clítoris pero sin tocarlo, mediante una suave succión.

Los succionadores de clítoris juegan con tu clítoris mediante una serie de pequeñas corrientes de aire. Producen un vacío y una liberación del vacío una y otra vez, varias veces por minuto, consiguiendo transmitir placer al clítoris sin tocarlo siquiera.

La succión que provoca nuestro adorado juguete hace que se bombee la sangre, erectando el clítoris y localizando la circulación de sangre en los alrededores del mismo.

De esta forma la zona se sensibiliza y se estimula el punto G, hasta que se alcanza un intenso orgasmo femenino.

También existen otros modelos más avanzados tecnológicamente que masajean y estimulan todo el clítoris tanto en su parte externa como en su parte interna con oleadas de consistentes zumbidos, para alcanzar el orgasmo a través del masaje con ondas sónicas.

Para conseguir un orgasmo estimulando el clítoris, ¿lo que necesitas es un succionador de clítoris?

Una pregunta sencilla que tiene una respuesta sencilla, y la respuesta es sí. Un SÍ rotundo y tan intenso como los orgasmos que vas a tener.

Es evidente que una de las funcionas principales del clítoris es la de proporcionar placer. La masturbación del clítoris y los orgasmos clitorianos son los dos pasos que tienes que seguir para alcanzar el placer más absoluto.

Existen otros vibradores estimuladores del clítoris y punto G, pero te aseguramos que no vas a experimentar nunca sensaciones como las que produce el succionador.

El succionador de clítoris frente a vibradores normales.

La ventaja más destacada que tienen los succionadores de clítoris frente a los vibradores normales es el efecto de excitación extrema que pueden llegar a ejercer sobre el clítoris sin necesidad de tocarlo ni de entrar en contacto con él.

Prácticamente todos los succionadores de clítoris son regulables en intensidad y pueden ayudar a alcanzar orgasmos muy intensos y de forma muy rápida, sobre todo al principio de usarlos.

Sin embargo al igual que el resto de vibradores se pueden utilizar para alargar la excitación.

Podemos afirmar sin exagerar que la mayor virtud de un succionador de clítoris podría ser la de poder ayudarte a convertirte en multiorgásmica. ¿Te gustaría experimentar el placer de una sucesión de orgasmos continuados?. Este juguete te ayudará.

La potencia e intensidad de estos succionadores clitorianos los convierten en una herramienta precisa para poder conseguir múltiples orgasmos.

Y lo mejor es que puedes utilizar el succionador sola o con tu pareja. Puedes introducir este juguete en tus prácticas sexuales para no desplazar a tu pareja, ya que seguro que él o ella también querrá probar a experimentar el desafío de hacerte gemir de placer de una forma novedosa.

El uso del succionador de clítoris: Consejos para primerizas.

Al comprar un succionador de clítoris hay que fijarse bien al elegir el modelo. Todos son parecidos pero sus diseños los van a hacer más aptos para según que morfologías o sensibilidades.

Por poner un ejemplo: hay cabezales más grandes para clítoris de mayor tamaño y modelos con más o menos potencia para mujeres con menor o mayor sensibilidad. Los hay que funcionan con succión y otros con ultrasonidos. Lo más aconsejable es que se prueben diferentes modelos, hasta encontrar el que mejor se adapta a las necesidades de cada una.

También hay que tener en cuenta que según su forma y su diseño va a ser más fácil sujetarlos durante su uso. Todos los modelos son perfectamente ergonómicos, pero cada persona tiene su postura más adecuada. En el caso que se use en pareja este detalle va a ser menos importante.

Por último, hay que tener en cuenta que cada mujer es un mundo en lo que respecta a la lubricación íntima. No hay que probarlo en seco o puede producir escozor. Las primeras veces que se use, antes de ponerlo hay que humedecer el clítoris con saliva, agua o cualquier lubricante.

También hay succionadores de clítoris sumergibles para probar en la bañera. Y es una experiencia inolvidable.