Estimuladores de próstata

Estimuladores de próstata

Discreción total garantizada.

Gastos de envío 3,25 € a península.

Envío GRATIS en pedidos superiores a 60,00 €.

Tarjeta / Bizum / Paypal / Transferencia bancaria.

¿Qué es un masajeador prostático o estimulador de próstata?

Un estimulador de próstata o masajeador prostático es un juguete sexual 100 % masculino que puedes encontrar en dos formas distintas: con o sin vibración.

Las mujeres ya han desterrado todos sus tabús y utilizan de forma masiva los juguetes eróticos y no se avergüenzan de hablar de ello.

Pues ahora es el turno de nosotros, los hombres.

A continuación te vamos a explicar con todo lujo de detalles qué es un estimulador prostático.

También vamos a aprovechar para contarte cómo se utiliza y recomendarte que lo pruebes de inmediato.

Además en nuestro catálogo te ofrecemos los mejores modelos de masajeador prostático y a los mejores precios.

El estimulador de próstata: Un placer específicamente masculino.

Si estás leyendo esto es porque tu curiosidad te ha llevado a preguntarte cómo un masajeador prostático podría hacerte llegar a nuevas cotas de placer.

Se trata de juguetes que te pueden proporcionar sensaciones de éxtasis como nunca antes has experimentado.

Pero no nos adelantemos.

Vamos a empezar por el principio.

El punto P masculino.

Los hombres tenemos una pequeña glándula llamada próstata que se encuentra más o menos sobre la vejiga, a unos 5 cm de profundidad desde la entrada del ano.

La próstata es el llamado punto P masculino, y es una zona erógena del cuerpo del hombre muy potente.

La estimulación adecuada de la próstata puede provocar orgasmos más intensos que la estimulación del pene.

¿Y siendo esto así, entonces por qué el punto P masculino no es tan conocido como el punto G femenino?

Pues porque la única forma de acceder al punto P es a través del ano, introduciendo los dedos o algún juguete.

Y no hace falta que digamos que la estimulación anal no está tan extendida ni es practicada por la mayor parte de los hombres.

Solo los hombres homosexuales llegan a desechar sus inhibiciones y prueban a alcanzar su punto P.

La gran mayoría de hombres heterosexuales no se plantean ningún tipo de estimulación anal, por diversos motivos de sobra conocidos tales como: tabúes, miedo al qué dirán, relación de la estimulación anal con la homosexualidad, etc.

Vamos a elegir un masajeador prostático.

Si has llegado a este punto y sigues leyendo, es que estás decidido a experimentar con tu punto P usando un masajeador prostático.

O al menos la idea se te ha pasado por la cabeza.

Pues ahora toca elegir el juguete anal prostático que más te conviene o quizá el que más te apetezca probar.

Pero antes te vamos a explicar cómo se usa un estimulador prostático.

¿Cómo se utilizan los estimuladores de próstata?

Los estimuladores de próstata son vibradores o consoladores con una curvatura específica en su extremo.

Esta curvatura provoca la estimulación de la próstata mediante un suave masaje que tienes que realizar tú mismo.

Para obtener el máximo rendimiento del juguete, a la par que el placer más extremo, debes introducir el estimulador del punto P a través de tu ano.

No olvides el lubricante.

Lo primero que debes hacer, y no se te debe olvidar, es lubricar abundantemente tanto tu juguete como tu esfínter.

Cualquier lubricante anal con base de agua te puede servir, pero para los primerizos nosotros recomendamos los lubricantes anales con efectos relajantes y dilatadores.

Para lubricar el interior del recto no dudes en introducir un dedo para repartir el líquido de forma uniforme en el interior de tu cuerpo.

De esta forma puedes aprovechar para intentar localizar tu propia próstata, e ir más seguro a la hora de usar el estimulador.

El cabezal del estimulador que sobresale debe estar dirigido hacia arriba, de forma que cuando se introduzca en el recto esté enfocado hacia la próstata, no hacia la parte trasera.

Una vez lubricados tanto el estimulador como tu cuerpo, ya puedes empezar a introducirlo por tu ano.

Ve muy despacio. Hazlo poco a poco.

No necesitas más que introducirlo unos 5 o 6 cm. No hace falta que llegue más adentro.

Solo tiene que llegar hasta la próstata.

Una vez el juguete está dentro de tu cuerpo, no te quedes quieto.

Debes mover el estimulador con tu mano mediante suaves movimientos de vaivén.

Puedes probar a sacarlo y meterlo muy suavemente y muy despacito. Ni siquiera hace falta que lo saques del todo.

También puedes girarlo hacia los lados muy lentamente.

El objetivo de todo esto es masajear tu próstata.

Quizá estés pensando que no vas a saber si estás masajeando la próstata o no.

Nosotros te garantizamos que cuando accedas a la próstata te vas a dar cuenta de inmediato.

Y las sensaciones de placer que te provoques, también las vas a reconocer ipso facto.

Tipos de estimuladores anales de próstata.

Básicamente los estimuladores anales destinados al punto P masculino se dividen en dos tipos: sin vibración y con vibración.

Los estimuladores sin vibración son básicamente un dildo o plug anal con la forma específica para masajear la próstata.

No hace falta insistir en que el funcionamiento de un estimulador sin vibración se basa en los movimientos que le podamos dar con nuestras manos.

No obstante, si lo que estás buscando es que el juguete que estimule tu próstata se mueva solo, lo que necesitas es un estimulador prostático con modo vibración.

Los estimuladores con vibración son fáciles de manejar y se activan con un interruptor que se queda fuera del ano.

Además tienen una amplia y cómoda zona de agarre para facilitar su inserción y su extracción.

Los estimuladores de próstata con función vibratoria se introducen y masajean la próstata con un suave movimiento de vibración regulable en intensidad, según el modelo.

De esta forma se puede masajear el punto P de dos formas distintas: con la suave vibración del aparato, o con el vaivén del movimiento manual del mismo.

Nosotros recomendamos que pruebes a estimularte con los dos movimientos de forma simultánea. La sensación es explosiva.

Beneficios extra de los estimuladores prostáticos.

Como ya te hemos explicado sobradamente, este tipo de juguetes sexuales se utiliza sobre todo para la estimulación de la próstata.

Sin embargo, con él también se pueden estimular los testículos o el perineo, una zona erógena muy sensible del hombre.

Algunos modelos tienen forma de U o de L.

Así que en estos casos el juguete puede masajear  simultáneamente la próstata y la zona perineal.

No te lo pienses más y compra un estimulador prostático.

Por si no te lo hemos dicho suficientes veces, la próstata masculina tiene tantas terminaciones nerviosas que se puede estimular suavemente mediante un pequeño masaje.

Este masaje puede provocar sensaciones tan placenteras que te pueden hacer llegar al orgasmo más salvaje y desbocado que puedas imaginar.

No te cierres en banda.

Sabes que la única forma de acceder a la próstata es a través del ano, pero eso no te va a convertir en un hombre homosexual, a menos que ya lo seas previamente, claro.

Además, la mayoría de los estimuladores de próstata también tienen un saliente exterior en forma de U, que te estimulará la zona perineal al mismo tiempo.

Y no hace falta que te recordemos que el perineo es una de las zonas más sensibles del cuerpo del hombre.

Te podemos decir muchas más cosas, y te podemos seguir explicando durante horas las bondades de utilizar esta clase de juguetes.

No obstante, confiamos en que si has llegado hasta aquí es porque estás decidido a probar un estimulador prostático para alcanzar y masajear tu punto P.

No lo pienses más y no esperes más.

Destierra las dudas, la vergüenza y las falsas inhibiciones.

Y luego nos cuentas qué se siente al tener el orgasmo más intenso de tu vida.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
1
Hola😊¿En qué podemos ayudarte?