Mordazas

Mordazas bdsm.

No se puede concebir unos juegos sexuales sado y bondage sin las mordazas bdsm.

Las mordazas bondage son un complemento sexual de las fantasías bdsm muy habitual en los juegos sensuales más salvajes.

Permiten taparle la boca a tu pareja para que no hable hasta que tú no lo permitas.

Como siempre, te recordamos que este tipo de juegos sexuales se debe llevar a cabo desde el respeto más profundo y siempre de forma consensuada.

¿Qué son las mordazas bdsm?

Como su propio nombre indica, se trata de complementos para tus juegos de sumisión y dominación, que permiten tapar la boca de tu pareja o la tuya propia.

Las mordazas bondage están asociadas con prácticas de sexo duro menos convencionales pero, si aplicas las medidas de seguridad necesarias, pueden resultar tan excitantes como satisfactorias.

Ponle una mordaza a tu pareja, o póntela tú mismo/a.

Con la mordaza no se puede hablar, pero se pueden emitir suspiros, gemidos de placer, gritos de éxtasis.

No somos conscientes de cuánto dependemos del lenguaje verbal hasta que no podemos usarlo para expresarnos.

Aprende a leer el lenguaje corporal de tu pareja.

Averigua lo que desea, lo que quiere, lo que necesita.

La mordaza es tanto un instrumento para acallar voces como para alentar otros medios de comunicación no verbales.

Tipos de mordazas.

Mordazas de bola.

Se trata de mordazas consistentes en una correa que rodea la cabeza y una bola que es la parte que se introduce en la boca.

La bola o pelota puede ser de goma, silicona o caucho.

Son mucho más cómodas las mordazas de bolas con agujeritos para que sea fácil respirar a través de ella. Se llaman mordazas transpirables.

Hay que colocar la bola detrás de los dientes, o morderla, dependiendo del tamaño de la misma.

Mordazas de anillo.

En este tipo de mordazas en lugar de bola hay un anillo metálico hueco que se introduce en la boca para que el sumiso/a la mantenga abierta y no pueda hablar.

Mordazas de hueso.

Los tiempos cambian y nosotros cambiamos con ellos.

Estas mordazas en lugar de bolas tienen un trozo de plástico en forma de hueso para que el sumiso/a pueda morderlo.

Los juegos de dominación y sumisión están llegando a nuevos derroteros.

Siéntete tan dominado como un perrito faldero y presume de ello con tu mordaza de hueso.

Mordazas con pene.

El morbo sexual elevado al máximo exponente.

En estas mordazas la bola se sustituye por un pequeño pene que se introduce en la boca del sumiso/a.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
1
Hola😊¿En qué podemos ayudarte?